Reseña: Encuentro Conversatorio con Simón Balliache

El pasado 29 de abril se celebró en la sala José Antonio Abreu del CECA Sartenejas de UNEARTE el Encuentro Conversatorio con Simón Balliache; melómano e investigador, autor del libro Jazz en Venezuela. Estuvo acompañado por los músicos e investigadores Willy Díaz y Dimitar Correa.

Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela

Minutos antes de comenzar el conversatorio, el cual tuvo como tema central la historia del Jazz en Venezuela, el invitado obsequió a los asistentes ediciones de las revistas Jazzología vol. 1 y 2, en las cuales se puede apreciar parte de su trabajo de investigación sobre la influencia del Jazz en la música popular venezolana.

Balliache inició el conversatorio invitando al público presente a intervenir en el encuentro con preguntas e ideas. Confesó además el interés que tiene de redactar un nuevo libro basado en las investigaciones que ya se han realizado respecto al jazz en Venezuela, y de las experiencias de alumnos, músicos y aficionados que han estado presentes como espectadores e intérpretes en el desarrollo de este género en las últimas décadas.

Simón Balliache - Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela

Posteriormente el invitado contó anécdotas musicales dadas en la ciudad de Caracas en las primeras décadas del siglo XX. Habló sobre la música popular del momento, el desarrollo de las agrupaciones que se irían conformando, las tendencias y comportamientos de los músicos y agrupaciones del momento, señalando que esto sería un reflejo de la realidad socioeconómica y política de la nación.

Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela

Un punto importante de la discusión se dio en relación al origen de las expresiones “vente tu” y “matar tigre” (tan usadas dentro del argot popular venezolano), de las cuales señala Simón Balliace en su libro: Jazz en Venezuela (1997) que:

“A principios de los años treinta, y en general en toda esa década, no existían muchas orquestas organizadas. Los músicos, desde 1921, se reunían en el Bar Democrático ubicado en la esquina de La Torre, en los alrededores de la Plaza Bolívar, a esperar la llegada de alguien con un contrato o a un organizador para que, de acuerdo a las característica de la reunión, les dijera a los seleccionados “vente tú” (de allí viene la expresión para señalar a aquellas agrupaciones improvisadas a última hora) que tenemos un “toque”. Esta expresión, toque, era la utilizada en principio para el trabajo ocasional de los músicos.

Con el tiempo se puso de moda Tiger Rag, un tema muy rápido del Dixieland y de difícil ejecución para los instrumentistas aficionados de esa época. Como no existían organizaciones establecidas, los músicos eran escogidos en la mañana o la tarde para tocar en la noche de ese mismo día. Por supuesto, no había tiempo para el ensayo y quienes conocían alguna melodía fungían de líderes eventuales y los demás los seguían, acompañándolos como mejor podían. Si durante las presentaciones algunos se perdían, se detenían para posteriormente unirse al grupo. En el caso del Tiger Rag era común escuchar al otro día de la presentación comentarios parecidos a “Anoche tocamos una cosa difícil que llaman El Tigre”.

Rápidamente entre ellos se fue corriendo la voz de lo complicado del tema y, como se hizo popular, cada vez que se repetía el proceso de escogencia se le decía al seleccionado “¿En tu repertorio tienes El Tigre? A la gente le gusta mucho y debemos tocarlo”. Si los instrumentistas lo sabían o no, ese no era el problema, era necesario trabajar, se carecía de oportunidades y no quedaba más remedio que enfrentarlo y matarlo. Poco a poco se fueron acostumbrando a decir “Esta noche tengo que matar el tigre” y el término toque fue desapareciendo. El Tiger Rag fue durante mucho tiempo repertorio obligado de los músicos de la esquina de La Torre. Todavía en los años noventa la expresión “matar un tigre” se utiliza para designar a aquellos trabajos realizados por los músicos y otros profesionales que les son ajenos a sus especialidades y a sus anhelos, pero que les permiten subsistir.”(pag.22-23)

Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela
En la foto: La Jazz Band La Grita (San Cristóbal, Táchira. 1932).

Posterior a estos relatos, en donde intervinieron preguntas por parte de los asistentes y se hizo muestra de algunas fotos de agrupaciones musicales de la época, los músicos y profesores asistentes, entre los cuales se encontraban Marisela Leal, Manuel Barrios, Gonzálo Micó y Edwin Arellano, entre otros, tomaron la palabra para expresar sus apreciaciones sobre lo relatado y dar a conocer los resultados de sus propias investigaciones en relación al tema. Se habló sobre las problemáticas que afectan la música jazz en Venezuela en la actualidad y sus posibles soluciones. También se discutió sobre los espacios de formación musical en la actualidad y nació la idea colectiva de la producción de un evento integrador de la música jazz en la capital, el cual se podría realizar conjuntamente entre Bateristas Venezuela y la Universidad Nacional Experimental de las Artes UNEARTE.

Dimitar Correa y Willy Díaz - Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela
Dimitar Correa exponiendo junto a Willy Díaz.

Gonzálo Micó y Edwin Arellano - Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela
Gonzálo Micó y Edwin Arellano en primer plano.

Willy Díaz y Dimitar Correa - Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela
Willy Díaz exponiendo junto a Dimitar Correa.

Invitados, moderadores y público en general expresaron su interés en dar continuidad a estos encuentros conversatorios, e hicieron la petición a Bateristas Venezuela de planificar la realización de la segunda parte de esta edición “El jazz Venezuela”, para fomentar la investigación y difusión de la cultura musical popular venezolana.
Bateristas Venezuela agradece a Willy Díaz y Dimitar Correa por su apoyo en la realización de esta actividad y da un reconocimiento especial a Simón Balliache por su contribución a la labor musicológica de Venezuela y por su significativa participación en este encuentro conversatorio.

Encuentro Conversatorio Bateristas Venezuela
Parte del equipo de Bateristas Venezuela e invitados y participantes.

7 de mayo 2014

Reseña: Daymara Mercado.
Edición: Camilo Ferrúa y Miguely García

Para estar informado de nuestras actividades, visita:
facebook.com/bateristas.venezuela
http://www.bateristasvenezuela.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s